Un estudio correlaciona el absentismo con la generosidad de la cobertura por enfermedad

En España el absentismo por IT presenta diferentes patrones en función de cuál sea la entidad gestora que da el servicio de cobertura y control en las bajas.

El I Informe Adecco sobre Absentismo ha tomado en consideración una muestra de los países que cuentan con series de datos sobre bajas laborales, en un periodo relativamente amplio de tiempo (1970-2010): España, Suiza, Finlandia, Dinamarca, Australia, Canadá y EE.UU., y los resultados de esta comparativa son bastante reveladores:

→ España, con una media de 11,6 días “perdidos” por trabajador y año, se caracteriza por ser el país con mayor nivel de bajas laborales entre los analizados y presenta una tendencia muy creciente en el tiempo.→ Estados Unidos (con una media de 4,9 días “perdidos” por trabajador y año) es el país que presenta los menores niveles de bajas laborales y mantiene, además, una tendencia decreciente en el tiempo.
→ En Suiza (con una media de 10,9 días “perdidos”) el número de bajas laborales es también alto y la tendencia es de alza moderada.
→ Finlandia, Dinamarca, Canadá y Australia (con 8,3, 7,0, 6,8, y 6,6 días de media “perdidos” respectivamente) presentan niveles de bajas laborales medias y estables, o con alzas muy moderadas.

El estudio, por IESE, Garrigues, Frremap y la Universidad Carlos III de Madrid, sugiere que a la vista de estos datos y del nivel de cobertura sanitaria en los diferentes países, el absentismo es más alto en aquellos países en los que la protección social es superior, más generosa y de fácil acceso.

Respecto a España, un dato significativo que revelan los análisis realizados por los autores es que el absentismo por incapacidad temporal presenta diferentes patrones en función de cuál sea la entidad gestora que da el servicio de cobertura y control en las bajas por incapacidad temporal (INSS o Mutuas de Accidentes de Trabajo). Así, la duración media de los procesos de incapacidad temporal en 2010 fue de 48,1 para aquellos gestionados por el INSS, y de 35,7 en el caso de las mutuas.

“Una mejora en la gestión de los primeros  generaría un ahorro a la Seguridad Social, que se podría traspasar, en parte o en todo, a las empresas en forma de menores cotizaciones”.

El estudio hace además un análisis de los tres aspectos más debatidos en torno al absentismo:

→ Índice del Absentismo: El estudio recoge la propuesta de aprovechar el marco general de la negociación colectiva para establecer los límites del absentismo, así como un modelo para calcular su incidencia en la empresa que pudiese emplearse de forma general. “De esta manera, se permitiría la comparación y el estudio de los efectos del absentismo en los distintos sectores y territorios para buscar soluciones adecuadas a su control que, por el momento, no se pueden realizar por falta de una medición adecuada y fiable de estas circunstancias”.

→ Medidas económicas: En el ámbito de la negociación colectiva las medidas económicas son las que normalmente se emplean para el control del absentismo, siendo la típica elcondicionamiento del abono de las mejoras voluntarias de las incapacidades temporalesa cierto índice del absentismo anual colectivo. El estudio llama la atención sobre el efecto que esta generalización tiene sobre el clima laboral aunque también reconoce el valor de las modificaciones introducidas por la última reforma, que deja de valorar el absentismo colectivo a la hora de despedir a los trabajadores de acuerdo con sus ausencias justificadas.

La mayoría de los complementos recogidos en los convenios colectivos y que pueden incidir, en mayor o menor medida, en el control del absentismo son el plus de actividad y asistencia, las primas de puntualidad, los complementos de asiduidad o los incentivos de reducción el absentismo. Todos ellos –se explica- “incentivos de gran eficacia en la lucha contra el absentismo, si bien hay razones para defender que son más adecuados los que reducen la cuantía o eliminan complementos relacionados con la incapacidad temporal o, incluso con la implicación del trabajador en la lucha contra el absentismo en la plantilla”.

→ Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social: Se propone que tengan las mismas competencias que las Entidades Gestoras y tengan la posibilidad de emitir, no propuestas de alta dirigidas al Servicio Público de salud, sino decisiones directas de alta médica a todos los efectos, en todos procesos de Incapacidad Temporal por contingencias comunes. Con ello:

1. Serían las mismas entidades las responsables del reconocimiento y pago del subsidio de incapacidad temporal. Actualmente, el coste lo asumen las Entidades Gestoras o Mutuas.
2. Se reducirían los “alargamientos innecesarios de las bajas médicas”, ya las revisiones médicas serían realizadas por profesionales sanitarios con formación específica y se evitarían “bajas refugio”, que encubren en realidad una situación personal y/o laboral no constitutiva en muchas ocasiones de una situación e incapacidad temporal.
3. Si las Mutuas pudiesen emitir altas médicas, podrían realizar -sin listas de espera- las pruebas y tratamientos médicos a los trabajadores de baja médica procurando la más rápida curación del trabajador y su reincorporación sin demora al puesto de trabajo.
4. Si el seguimiento fuera realizado por las Mutuas desde la baja hasta el alta médica se reducirían las situaciones fraudulentas derivadas de la ausencia de comunicación entre los sistemas informáticos de los Servicios Públicos de Salud y las Entidades Gestoras y/o Mutuas.

Fuente: Adecco.

 

Acerca de Maite Sáenz Blanco

ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión es mi proyecto profesional y vital, en el que reflejo mi forma de entender las relaciones empresa-empleado. Colaboro en numerosas iniciativas relacionadas con la Función RH tales como Top Employers España y Merco, y participo como jurado de distintos premios (Fun¬dipe, Empresa Flexible, Blogosfera RH, etc.). Mi trayectoria como periodista siempre se ha desarrollado en el entorno de la información especializada en gestión y, más concretamente, en la dirección de personas en las organizaciones. La mía es una carrera de fondo en la que la meta no es lo importante sino el camino recorrido.

Publicado el mayo 13, 2012 en ABSENTISMO y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: