La Gestión de los Recursos Humanos de la Administración Local en los tiempos actuales

Fernando Bermejo Cabrero,
Coordinador General de Recursos Humanos del Ayuntamiento de Madrid.

Estamos viviendo un cambio de época que demanda nuevas actividades y enfoques en la gestión de los recursos humanos de las corporaciones locales, lo que hace más urgente que nunca la necesidad de un cambio cultural que facilite la capacidad de reinventarse en tiempos volátiles a las personas y a las ciudades.
No podemos dejar de indicar que las razones que llevan a una ciudad a triunfar tienen mucho más que ver con su capital humano que con sus infraestructuras físicas. Mucho más que los edificios, lo que constituye a pueblos y ciudades son las personas. La prosperidad urbana se asienta en el fomento del talento, de la competencia y de la diversidad de innovaciones que generan los intercambios entre las personas.

En un mundo cada vez más globalizado, ciudades y áreas urbanas son nodos interconectados, capaces de hacer cosas que están muy por encima de nuestras capacidades individuales, pues facilitan esa competencia colaborativa que saca lo mejor de nosotros mismos.

Las ciudades y pueblos facilitan la colaboración entre las personas y generan la producción conjunta de conocimientos y de innovaciones, que resultan imprescindibles para afrontar con éxito los desafíos del presente. En este espacio, la misión de los Ayuntamientos es ser la herramienta institucional que facilite a los ciudadanos afrontar una época de cambios vertiginosos como la que estamos viviendo. El buen gobierno de ciudades y pueblos resulta imposible sin un enfoque innovador de la gestión del capital humanos en los Ayuntamientos. Un enfoque, en suma, que ponga en valor y desarrolle el mucho talento de las personas que trabajan en la Administración Local.

Al igual que sucede en otras organizaciones, los Ayuntamientos necesitan la motivación e implicación de las personas que trabajan en ellos. Son imprescindibles para reinventar, en tiempos de crisis, una gestión eficiente y profesional de los servicios, de las prestaciones y del espacio público compartido, que permite a ciudades y pueblos la convivencia, el bienestar y la prosperidad. La mejor forma de alcanzar estas metas es apostar por la formación, el desarrollo y el cuidado del talento y de las personas que trabajan al servicio de la ciudadanía. Contar con quienes comparten las tareas municipales es vital en una situación de crisis que impide una gestión incremental. De ahí que deban analizarse los recursos existentes y las necesidades reales que la labor municipal atiende, así como adaptar los perfiles y los talentos existentes a dichas necesidades. Se presume necesario desaprender inercias heredadas de un pasado que no volverá, y de aprender una nueva forma de actuar en tiempo de crisis que es, también, pese a sus dificultades, un tiempo de oportunidades para el cambio, la innovación y un desarrollo profesional orientado a las necesidades de la ciudad.

Todo ello, sin duda, requerirá una visión y un enfoque a largo plazo en la gestión de los recursos humanos municipales que ponga fin tanto al cortoplacismo como a planteamientos clientelares que desmotivan a los empleados públicos. En definitiva, poner en valor el talento existente de cara a la ciudadanía y, al tiempo, recuperar el prestigio de pertenencia al empleo público, a la función pública.

Nota: Artículo elaborado en base a la ponencia realizada en el desayuno coloquio organizado por BCD el pasado 18 de Abril.

 

Acerca de Maite Sáenz Blanco

ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión es mi proyecto profesional y vital, en el que reflejo mi forma de entender las relaciones empresa-empleado. Colaboro en numerosas iniciativas relacionadas con la Función RH tales como Top Employers España y Merco, y participo como jurado de distintos premios (Fun¬dipe, Empresa Flexible, Blogosfera RH, etc.). Mi trayectoria como periodista siempre se ha desarrollado en el entorno de la información especializada en gestión y, más concretamente, en la dirección de personas en las organizaciones. La mía es una carrera de fondo en la que la meta no es lo importante sino el camino recorrido.

Publicado el mayo 22, 2012 en AA.PP. y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Fernando, felicidades por tu artículo. Demuestra claramente el camino que las AAPP deben tomar, aunque no sea un camino fácil ni rápido, Pero hay que empezarlo y pronto. Con visión a largo plazo, pero con pasos constantes. Las AAPP tienen grandes profesionales que hay que saber motivar, desarrollar y retener, y darles las posibilidades para que desarrollen todo su potencial y crear un entorno para que el talento fluya, porque ello redundará fuertemente en la calidad del servicio a los ciudadanos y en la mejora de la eficiencia de los organismos públicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: