Estrategias de negocio pensadas para mejorar la calidad de vida de los trabajadores

Antonio García, 
Presidente de ReadSoft.

Las nuevas tendencias en políticas sociales, necesarias para que la conciliación laboral y familiar sea exitosa hoy en día, tienen su punto de partida en los valores.

Compaginar la vida laboral y familiar se ha convertido en una de las principales preocupaciones de los trabajadores, sobre todo en unos momentos tan difíciles para la economía española. Por ello, cada vez más empresas enfocan su estrategia a mejorar la calidad de vida de los trabajadores.

Desde la incorporación de la mujer al trabajo, la estructura familiar ha ido evolucionando y cambiando en su totalidad. Además, la especialización en algunas áreas, el conocimiento de nuevas herramientas y técnicas, o el crecimiento profesional, han hecho que, en la actualidad, el trabajo se convierta muchas veces en el centro de nuestras vidas, cuando debería ser el medio para vivir. Las políticas sociales en las empresas para solventar este problema ya son una realidad.

Cada vez más empresas están trabajando en mejorar la calidad de vida de sus empleados, apoyando la conciliación de los aspectos profesionales y personales. Esta gestión de los departamentos de recursos humanos de facilitar la combinación de los diferentes ámbitos incide de manera directa en la satisfacción de los trabajadores, impulsando así la productividad y creando un espacio laboral más justo e igualitario tanto para hombre como para mujeres.

Por eso, las nuevas tendencias en políticas sociales, necesarias para que la conciliación laboral y familiar sea exitosa hoy en día, tienen su punto de partida en los valores. Es decir, implicar emocionalmente a la plantilla en los objetivos de negocio de la compañía, dando prioridad a estos. De esta manera se conseguirá su compromiso con los objetivos reales marcados por la organización, independientemente del lugar y horario de trabajo. No es otra cosa que facilitar el trabajo al máximo para obtener los mejores resultados.

Los empresarios son conscientes de que los empleados son uno de los pilares fundamentales sobre los que pivota un trabajo bien hecho. El crecimiento profesional de los trabajadores resulta imposible sin un correcto desarrollo de las facetas más personales de cada uno. Por ello, una mayor satisfacción en el puesto de trabajo repercute indiscutiblemente en los resultados y no sería posible sin una adecuada calidad de vida.

Para el desarrollo de estas estrategias internas, la dirección general lleva a cabo diferentes estrategias dentro de las políticas sociales. La más importante es adecuar el horario a las necesidades del trabajador y no de la propia empresa, dejando que este se planifique su trabajo de la manera más cómoda para cumplir los objetivos. Este es el pilar de la estrategia, trabajar para unos objetivos y no para cumplir un horario que, en muchas ocasiones, no tiene rendimiento alguno.

Ofrecer la facilidad de trabajar desde otro lugar que no sea la oficina también es otro punto importante a destacar para poder compaginar la vida laboral y personal. El trabajo desde casa puede llegar a ser mucho más eficiente cuando la distancia entre la vivienda del trabajador y la oficina es lo suficientemente amplia como para que se produzca una pérdida de energía y tiempo innecesario. Además, la comodidad de un ambiente más personalizado también implica mayor bienestar a la hora de trabajar.

Es importante también señalar que superar el horario máximo establecido en el lugar de trabajo no influye positivamente en el objetivo de flexibilidad para conseguir una óptima calidad de vida. En este sentido, el apagado de luces completamente, que no permite que ningún empleado permanezca en la oficina a partir de una hora determinada obliga a que ningún trabajador esté más tiempo que otro y se produzca así la igualdad entre todos.

Las empresas también deben aprovechar el boom de las nuevas tecnologías, creando así el modelo de “oficina sin papel”, un modelo de oficina más moderno en el que, las tareas manuales, repetitivas y sin valor se minimizan todo lo posible y se automatizan. Así los empleados ya no tendrán que introducir a mano en el sistema los datos, sino que ese trabajo lo realizará un software, de forma mucho más rápida y precisa. Los empleados tomarán las decisiones oportunas, pero no dedicarán su tiempo a esa tarea improductiva y todo el proceso de trabajo se agiliza.

Igualmente, las nuevas tendencias en la comunicación corporativa interna son también necesarias para trabajar en esta línea de igualdad. Implicar emocionalmente a la plantilla en los objetivos de negocio de la compañía, de manera que se consiga movilizar al personal y conseguir su compromiso con los objetivos marcados por la organización. No es otra cosa que compartir los buenos resultados empresariales con los trabajadores a través de bonificaciones salariales, promociones, etc.

Es preciso contar historias comprensibles y cercanas para nuestros públicos internos. Seremos más creíbles, fiables, cercanos y, por tanto, más efectivos. Se debe dar un papel protagonista a los empleados, no sólo a los directivos, es decir, a la plantilla en general, desde la recepcionista hasta la asistente de dirección. Con ello se conseguirá una mayor identificación e implicación al hacerles entender que todos son importantes para la organización.

En definitiva, el objetivo de la dirección general es mejorar la calidad de vida de sus empleados, lo que conlleva un esfuerzo mediante la aplicación de buenas unas políticas sociales, dando prioridad a los trabajadores, y obteniendo así los mejores objetivos de negocio.

Se trata de unas políticas que comienzan desde la gestión de los departamentos de recursos humanos y hasta el resto de áreas, siendo desarrollada por cada uno de los trabajadores para que todos consigan el objetivo final: mejorar su calidad de vida profesional.

Acerca de Maite Sáenz Blanco

ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión es mi proyecto profesional y vital, en el que reflejo mi forma de entender las relaciones empresa-empleado. Colaboro en numerosas iniciativas relacionadas con la Función RH tales como Top Employers España y Merco, y participo como jurado de distintos premios (Fun¬dipe, Empresa Flexible, Blogosfera RH, etc.). Mi trayectoria como periodista siempre se ha desarrollado en el entorno de la información especializada en gestión y, más concretamente, en la dirección de personas en las organizaciones. La mía es una carrera de fondo en la que la meta no es lo importante sino el camino recorrido.

Publicado el julio 26, 2012 en CONCILIACIÓN, DIVERSIDAD, FLEXIBILIDAD LABORAL, RSC y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: