Internacionalización hacia América Latina: Hablamos la misma lengua… y eso es un gran problema

Con Latinoamérica compartimos una misma lengua y eso es un problema. Lo es porque, en realidad, esa misma lengua no es el mismo idioma. Con esta realidad se encuentran las empresas españolas que emprenden el camino de la internacionalización al otro lado del Atlántico y que Carlos Morales, Presidente de la Cámara Hispano-Chilena de Comercio e Industria y CEO de MSH Global, ha explicado esta mañana durante la celebración de la jornada organizada por CAE “Las claves del éxito en la internacionalización”.

Morales ha expuesto los tres principios básicos que conviene recordar y los tres errores clásicos que hay que evitar cuando se decide expandir el negocio más allá de las fronteras nacionales.

LOS 3 PRINCIPIOS BÁSICOS:

1. Análisis y planificación. Lo primero que hay que tener claro es en qué situación estamos, qué somos como empresa y quién se va a ocupar del desarrollo internacional. Es preciso analizar las capacidades directivas, estructurar un organigrama de responsabilidades, planificar los procesos y realizar un plan de negocio. “No es lo mismo tener un departamento de comercio exterior que uno de internacionalización”. Y conviene valorar también la necesidad de establecer alianzas en el país de destino con alguien parecido a nuestra cultura empresarial pero que, a la vez, nos ayude a conocer y a manejarnos en el nuevo entorno en el que nos vamos a desenvolver.

2. Adaptación y profesionalización. Los estereotipos son difíciles de eliminar sobre todo cuando se convierten en prejuicios, porque nos trasladan una imagen distorsionada de las realidades nacionales. Por eso es importante que quien se desplace para liderar el proceso sea una persona con elevada capacidad de adaptación a las diferencias culturales y también para desenvolverse en nuevas costumbres sociales y empresariales (por ejemplo, las formas y tipos de pago, licitaciones, consultas, y los giros lingüísticos para nombrarlos pueden causarnos más de un problema si no se hace el esfuerzo por conocerlos).

3. Asentar para continuar el proceso o, lo que es lo mismo, maximizar el proceso a través del conocimiento profundo de la normativa legal de cada país. Sólo así conseguiremos que ésta sea un aliado sobre el que sustentemos nuestro desarrollo y no un obstáculo. Podemos, además, convertir la debilidad en fortaleza incorporando la experiencia del proceso de internacionalización para mejorar la empresa matriz. Así, una vez que nos adaptamos nos convertimos en una empresa global, con capacidad para ir a cualquier otro país del mundo.

LOS 3 ERRORES CLÁSICOS:

1. “Me voy a la conquista de América”. El nuestro no es un desembarco sino un aprendizaje que comienza con el conocimiento previo del entorno en el que nos queremos desenvolver. Y para ello, los parámetros que facilitan organismos como el Banco Mundial (para el índice Doing Business), el Índice de Libertad Económica o el de Transparencia Internacional nos ayudarán a situarnos y a eliminar estereotipos.

2. Lo que funciona en España debe ir bien allá. Las pautas sociales son distintas y en muchas ocasiones exigen adaptaciones de nuestros productos y servicios, de nuestros argumentarios, de nuestras condiciones, etc.

3. Hablamos la misma lengua… y eso es un gran problema. Cuando aprendemos una lengua en un contexto de negocios conceptualizamos muy bien lo que queremos decir, pero este es un paso que nos saltamos los españoles cuando vamos a América Latina. Lo que puede ser a priori una gran ventaja, compartir una misma lengua, se convierte en un gran hándicap porque, en la práctica, es bien distinta.

Acerca de Maite Sáenz Blanco

ORH Grupo Editorial de Conocimiento y Gestión es mi proyecto profesional y vital, en el que reflejo mi forma de entender las relaciones empresa-empleado. Colaboro en numerosas iniciativas relacionadas con la Función RH tales como Top Employers España y Merco, y participo como jurado de distintos premios (Fun¬dipe, Empresa Flexible, Blogosfera RH, etc.). Mi trayectoria como periodista siempre se ha desarrollado en el entorno de la información especializada en gestión y, más concretamente, en la dirección de personas en las organizaciones. La mía es una carrera de fondo en la que la meta no es lo importante sino el camino recorrido.

Publicado el noviembre 13, 2012 en FORMACIÓN Y DESARROLLO, INTERNACIONALIZACIÓN y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Totalmente de acuerdo, Maite.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: